GHI culmina un proyecto llave en mano de 20 hornos para Metalogenia, por un valor de 13M

GHI culmina un proyecto llave en mano de 20 hornos para Metalogenia, por un valor de 13M

GHI culmina un proyecto llave en mano de 20 hornos para Metalogenia, por un valor de 13M€



GHI Hornos Industriales, ha diseñado, fabricado y puesto en marcha una planta completa de fundición y tratamiento térmico para para la nueva fábrica  de  Metalogenia, en Monzón, (Huesca) que ha supuesto un pedido de unos 13 millones de euros para GHI.

Metalogenia, líder europeo en el mercado de portadientes, protectores y elementos de anclaje para maquinaria de movimiento de tierras, ha realizado la inversión apostando por la mejora continua y el proceso de I+D+I, para conseguir una tecnología que aporte mayor productividad y rendimiento a sus clientes.

Los equipos, instalados en una planta de nueva construcción, se emplean para fabricar piezas moldeadas de medio carbono y baja aleación con gran resistencia al desgaste y al impacto.

Fundición

GHI ha diseñado un horno de arco de 8T de capacidad,    basándose en la experiencia adquirida en los más de 150 hornos de arco suministrados, que incorpora las más modernas tecnologías de transformadores, brazos conductores accionamientos hidráulicos y de dispositivos de giro de bóveda. Consta de un exclusivo sistema de regulación y control que optimiza el funcionamiento del horno y el consumo tanto de energía eléctrica como de electrodos.

El suministro se completa  con un convertidor de oxigeno y con equipos auxiliares tales como las cestas de carga, la estación de niplaje de electrodos o los calentadores de cucharas, elementos todos ellos diseñados y fabricados por GHI.

Como parte fundamental del contrato, GHI ha desarrollado la ingeniería general de planta, incluyendo la disposición general y los planos de formas y cargas para  la obra civil.

Planta de tratamiento térmico



Tras la fase de fusión, las piezas, se someten a un tratamiento térmico con el fin de que adquieran las condiciones de dureza y ductilidad necesarias para desempeñar las duras condiciones de trabajo a las que se verán sometidas.

Para ello, GHI ha diseñado una planta completamente automatizada de tratamiento térmico, austenizado, temple y revenido de

las piezas, en la que la única operación que debe acometer el operario es la selección de la receta del tratamiento deseado, guardada en la base de datos del ordenador. El resto del proceso transcurre  en modo totalmente automático. La instalación también dispone de cámaras termográficas de última tecnología que miden de manera automática la temperatura de todas y cada una de las piezas tratadas.

GHI ha dotado a la instalación de quemadores autorecuperativos que permiten conjugar una gran homogeneidad de temperatura, con un bajo consumo de gas natural mejorando la productividad de la planta.

Tanto la planta de fundición como la de tratamiento térmico incorporan la sensórica y los sistemas de captación y transmisión de datos adecuados para implementar la tecnología 4.0 de GHI.